Empiezan los mocos

Octubre ha llegado y con él empieza la temida temporada, una temporada que se alarga hasta el verano y que parece eterna… LOS TERRIBLES MOCOS. Es por este motivo que hemos querido recomendaros una serie de trucos que os ayudarán a luchar contra estos indeseables. Empecemos.

PERO… ¿QUÉ SON LOS MOCOS?

Curiosamente los mocos no son ninguna enfermedad, sino que aparecen como una respuesta creada por nuestro propio organismo para proteger el sistema respiratorio de partículas de polvo, pólenes o microorganismos.

Se puede decir que los mocos son la primera barrera de defensa que crea nuestro organismo para protegernos de ataques externos.

Como dato curioso, los mocos están formados por un 95% de aguaelementos orgánicos y minerales que forman parte del sistema inmunológico.

FUNCIONES DE LOS MOCOS

Aunque no nos lo creamos, los mocos son los responsables de muchas funciones importantes para nuestra salud:

  • Humidificar el aire inspirado: mantienen la húmedas necesaria para que los cirios (pelos de la nariz) puedan realizar sus funciones.
  • Caliente el aire que inspiramos = ayuda a regular la temperatura corporal.
  • Filtran el aire impidiendo que entren en nuestro organismo partículas nocivas.

 

TRUCOS PARA COMBATIRLOS

  1. LA HIDRATACIÓN

Beber mucho líquido, sobre todo agua, zumos naturales como el de naranja y el imprescindible del frío: un buen caldo casero. Los líquidos y en concreto el agua, ayuda a que las secreciones nasales se vuelvan fluidas y se puedan expulsar con mayor facilidad.

En caso de bebés lactantes, se debe ofrecer el pecho más a menudo y la madre tendrá que ingerir más líquidos.

TIP: El caldo de pollo con cebollapatata, chirivía, nabo, zanahoria, apio, perejil y pollo es antiinnflamatorio y tiene propiedades anticongestionantes (hablanda la mucosidad)

  1. ALIMENTOS QUE FAVORECEN LA ELIMINACIÓN DE LA MUCOSIDAD

Consumir más betacaronteno, también conocido como provitamina A, es antioxidante y ayuda a mantener las mucosas sanas y regenera las que están inflamadas.

Lo encontramos en vegetales de color amarillo-anaranjado (zanahorias, calabazas, mango…), verduras de hoja verde (espinacas, acelgas, brócoli…).

TIP: el ajo y la cebolla son claves, además de antioxidantes, son antivirales y bactericidas.

  1. LAVADOS NASALES

Lactantes: es recomendable usar preparados de agua marina especiales para bebés, que ayudará a fluidificar la mucosidad, pudiendo retirársela antes de cada toma y favorecer que puedan mamar o tomarse el biberón con normalidad.

Niñas y niños más mayores: podemos usar los mismos preparados específicos de agua marina para cada edad y realizar el proceso con el niño o la niña sentado o sentada en vez de tumbad(o)a.

TIPS:  Con los lavados nasales, la mucosidad pasa al estómago y se elimina a través de las heces.

 

¡Esperamos que estos trucos os ayuden a combatir a estos indeseables!

Sigue informándote y formandote con Babyboo Academy